18.9 C
Comodoro Rivadavia
jueves, febrero 29, 2024
18.9 C
Comodoro Rivadavia

Tiene 93 años y el estado físico de una persona de 40

El cuerpo humano mantiene la capacidad de adaptarse al ejercicio a cualquier edad, lo que demuestra que nunca es tarde para iniciar un programa de fitness. El caso del irlandés de 93 años, ofrece lecciones sobre envejecimiento a los científicos.

A sus 93 años, el irlandés es cuatro veces campeón del mundo de remo bajo techo, con el motor aeróbico de una persona sana de 30 o 40 años y el porcentaje de grasa corporal de un lebrel (perros galgos). También es objeto de un nuevo estudio de caso, publicado el mes pasado en el Journal of Applied Physiology, que analizó su entrenamiento, dieta y fisiología, según informó Infobae.

Sus resultados sugieren que, en muchos sentidos, es un ejemplo de envejecimiento saludable y en forma: un nonagenario con el corazón, los músculos y los pulmones de alguien que tiene menos de la mitad de su edad. Pero en otros aspectos, es normal: un ex panadero y fabricante de baterías con rodillas chirriantes que no hizo ejercicio regularmente hasta los 70 años y que todavía entrena principalmente en el cobertizo de su patio trasero.

Aunque su rutina de ejercicios comenzó más tarde en su vida, ahora ha remado el equivalente a casi 10 veces alrededor del mundo y ha ganado cuatro campeonatos mundiales. Entonces, se preguntaron los investigadores, ¿qué efecto tuvo el ejercicio en su vejez en su cuerpo envejecido?

La frecuencia cardíaca más alta jamás registrada

Invitaron a Morgan, que en ese momento tenía 92 años, al laboratorio de fisiología de la Universidad de Limerick en Irlanda para aprender más, midiendo su altura, peso y composición corporal y recopilando detalles sobre su dieta. También comprobaron su metabolismo y su función cardíaca y pulmonar.

Luego le pidieron que se subiera a una máquina de remo y corriera una contrarreloj simulada de 2.000 metros mientras monitoreaban su corazón, sus pulmones y sus músculos.

Hacer ejercicio 40 minutos al día

Quizás lo más impresionante es que desarrolló esta condición física con una rutina de ejercicios simple y relativamente abreviada, anotaron los investigadores.

Consistencia: Cada semana, rema unos 30 kilómetros (unas 18,5 millas), con un promedio de unos 40 minutos al día.

Una combinación de entrenamiento fácil, moderado e intenso: alrededor del 70 por ciento de estos entrenamientos son fáciles y Morgan apenas se esfuerza. Otro 20 por ciento lo hace a un ritmo difícil pero tolerable, y el 10 restante a una intensidad máxima, apenas sostenible.

Entrenamiento con pesas: dos o tres veces por semana, también entrena con pesas, usando mancuernas ajustables para completar unas tres series de estocadas y flexiones, repitiendo cada movimiento hasta que sus músculos estén demasiado cansados para continuar.

Una dieta rica en proteínas: come muchas proteínas y su consumo diario supera regularmente la recomendación dietética habitual de unos 60 gramos de proteína para alguien de su peso.

Noticias relacionadas

Últimas noticias