12.9 C
Comodoro Rivadavia
sábado, agosto 20, 2022
12.9 C
Comodoro Rivadavia

Su bebé falleció a lo 7 meses donaron sus órganos:“En medio del peor dolor pensás que hay otra familia que espera”

Juan Martín nació en diciembre de 2016 con una patología grave y pasó 40 días internado en neonatología con diagnósticos desalentadores. A los siete meses contrajo meningitis y murió

Sabrina Critzmann cuenta el duro camino que atravesó junto a su marido cuando falleció su bebé; en el Día Nacional de la Donación de Órganos, está pediatra de 33 años contó su experiencia a la Revista Gente y alienta a otros a emprender este camino.

Juan Martín nació en diciembre de 2016 con una patología grave y pasó 40 días internado en neonatología con diagnósticos desalentadores. Pero salió adelante, dejó el hospital y empezó a crecer sano y feliz junto a sus padres; hasta que cumplió los siete meses“Cuando creíamos que ya había pasado lo más terrible que nos podía pasar, se enfermó mucho”, cuenta Sabrina. Fiebre, un poco de mocos. En un escenario previo al coronavirus, “no era nada raro”. Sin embargo, matrimonio de médicos, percibieron que “algo más pasaba”.

“Ojala no sea lo que estoy pensando…que esto que estoy viendo no sean indicios de una meningitis”, se repetía Sabrina para sus adentros, mientras esperaba junto a su marido Patricio que los médicos confirmaran el diagnóstico. 

Era meningitis. Y el cuerpito de Juan Martín, que en tan poco tiempo ya había vivido demasiado, no soportó los embates de la enfermedad“Una mañana lo miro, estaba muy mal, con convulsiones. Ya se hablaba de que si podía vivir iba a tener muchas secuelas. Pero a las horas hubo complicaciones, sufrió varios ACV y dejó de respirar solito”. 

En ese momento, en el que dejó de respirar por sí mismo, el costado médico de Sabrina entendió que ya no había vuelta atrás. “No puedo dejar de ser pediatra por ser mamá; no pude dejar de ver lo que veía por ser mamá”. Ella ya conoce los signos que indican que algo ya no tiene marcha atrás . 

“Con su papá lo miramos y le dijimos que su vida era de él y que lo íbamos a acompañar; y que si estaba cansado, y se quería ir, también lo íbamos a acompañar”Luego siguieron otros episodios, más daño cerebral y, con el diagnóstico de muerte encefálica – el equivalente a cuadro irreversible-  hicieron la pregunta. “¿Podemos donar sus órganos?”.

El camino a la donación

En medio del duelo por su primer hijo, comenzó el operativo donación. La pediatra cuenta que no es un proceso fácil para el donante pero tampoco para el que recibe. “ Son muchas pruebas que uno transita mientras está haciendo un duelo: ver si hay compatibilidades, medir a la persona, las distancias para el traslado” – cuenta y añade-  “es todo muy fuerte pero a la vez es esperanzador: hay otro bebe que puede recibirlos”.

Durante todo ese proceso, el principal miedo de esta madre era que su hijo no lo tolerara. “Fueron 2 o 3 días y en mi mente fueron meses”, recuerda. Los días eran demasiado largos: pensaba en si habría alguien compatible, en las cosas que estaban en juego, en las familias que podían estar esperando los órganos de su bebe de 7 meses. “Pensaba en esas familias que están ahí, a la espera, y reciben un llamado en el que les dicen ‘hay una posibilidad”’ . Sabrina se emociona porque ella ya había estado de ese lado. Afuera del quirófano, velando por la vida de su hijo. “Se lo que es sentir ese miedo”.

Una vez que terminaron las pruebas, Sabrina y su marido acompañaron a su hijo a la puerta del quirófano y se despidieron de él. Saben que se hicieron varias donaciones pero no quisieron preguntar más.  

“¿Si fue mucho? Si, fue mucho”, reconoce. Pero explica que lo que la ayudó es “tener información”. Saber qué es lo que iba a pasar, conocer los pasos, los procesos, el después. “No tener miedo, no caer en mitos o fantasías tan comunes en torno al tema”. En este sentido, el matrimonio de pediatras consideran fundamental el acompañamiento tanto de familiares como profesionales de la salud durante el proceso. 

“Fue mucho, pero valió la pena”, repite. “El duelo se sigue haciendo siempre, el dolor no se va a ir va a cambiar de forma y esto, es un aliciente para el dolorHoy estoy agradecida con mi hijo por haberme permitido donar sus órganos”, finaliza.

Noticias relacionadas

- Advertisement -

Últimas noticias