17.9 C
Comodoro Rivadavia
jueves, diciembre 8, 2022
17.9 C
Comodoro Rivadavia

Encontraron el cuerpo de un adolescente que había desaparecido hacía cuatro años

Gala tenía 14 años, había sido visto por última vez el 16 de mayo de 2017, después de salir de su casa para ir a la escuela

Este jueves por la tarde, un hombre circulaba ocasionalmente por la Ruta Nacional 9 cuando a la altura del kilómetro 12.5, cerca del río La Caldera y en la localidad salteña de Vaqueros, encontró restos óseos a la vera del camino. De inmediato dio aviso a la Policía, que poco después montó un operativo en el lugar. Durante toda la noche, los investigadores barajaron la hipótesis de que podría tratase de Santiago Cancinos, el joven trans de 14 años, que estaba desaparecido desde el 16 de mayo.  

La confirmación llegó este viernes: desde el Ministerio Público Fiscal de Salta comunicaron que los restos efectivamente pertenecen al menor del que no se supo nada durante más de cuatro años.

Los fiscales penales Mónica Poma y Santiago López Soto y el director del CIF, Pablo Rivero, indicaron que la pericia odontológica determinó una coincidencia del 100%. La misma se realizó con los registros dentales de Cancinos, otorgando certeza de su identidad. Por otra parte, algunas prendas de vestir, pese a su estado deteriorado, fueron reconocidas por los padres del adolescente, consigno Infobae. De todos modos, en los próximos días se llevará a cabo un cotejo genético a fin de terminar de establecer en forma científica su identidad.

En el comunicado, los fiscales se refirieron al menor con su nombre de nacimiento, Gala Cancinos. Así figuraba en el sitio de la organización Missing Children y también en la página oficial de personas desaparecidas del gobierno nacional, que llegó a ofrecer una recompensa de un millón y medio de pesos para quien aportara datos sobre el paradero. Los fiscales aclararon que se lo mencionó de acuerdo al nombre legal al momento de la desaparición, sin desconocer la vigencia de la Ley de Identidad de Género, en relación a su autopercepción. Para Javier Cancino, el papá de Santiago, el nombre era indiferente: solo quería encontrar a su hijo.

La última imagen de Santiago había sido captada por una cámara del Parque Bicentenario, un lugar muy elegido por jóvenes para pasear y hacer deporte. Los investigadores de la desaparición manejaban tres hipótesis: un posible suicidio, un probable caso de trata de personas o una fuga del hogar (así estaba calificado el expediente). La investigación continúa.

Noticias relacionadas

- Advertisement -

Últimas noticias